martes, 29 de diciembre de 2015

Los aceites esenciales pueden ser tóxicos cuando son mal utilizados

Los aceites esenciales se extraen de plantas. La creencia popular sostiene que al tratarse de productos naturales no pueden ser perjudiciales, pero esto no necesariamente es así.


Los aceites esenciales se derivan de partes de las plantas. Dado que poseen aromas, los aceites esenciales se utilizan a menudo en perfumes, cosméticos, ambientadores, y saborizantes. Muchos tienen una historia de uso medicinal, también. Sin embargo, el mal uso de los aceites esenciales puede causar una intoxicación grave.


Los aceites esenciales se derivan de partes de las plantas. Debido a que tienen aroma, los aceites esenciales se utilizan a menudo en perfumes caseros y comerciales, en cosméticos y ambientadores. Algunos se utilizan en pequeñas cantidades, en preparaciones alimenticias. Otros están presentes en pesticidas. Muchos aceites esenciales tienen una larga historia de uso medicinal, también.

Se conocen numerosos aceites esenciales. Algunos de las más comunes son el alcanfor, menta, gaulteria, sándalo, salvia, lavanda, clavo de olor, canela, árbol de té, eucalipto y bergamota.

Mucha gente piensa que los aceites esenciales son inofensivos porque son naturales y porque se han utilizado durante mucho tiempo. En algunos casos, eso simplemente no es verdad. Muchos aceites esenciales pueden causar erupciones si se utilizan sobre la piel. Muchos pueden ser tóxicos si son ingeridos o incluso cuando son absorbidos por la piel. Unos pocos han sido probados para uso medicinal, a pesar de que la gente los use en la boca, en la piel y en los vaporizadores de sus hijos. La aspiración de un aceite esencial puede causar neumonía; esto puede suceder si alguien al intentar tragar se ahoga, de modo que un poco va a los pulmones.

Personas diferentes pueden tener diferentes reacciones a los aceites esenciales, del mismo modo que ocurre con los medicamentos y otros productos. Por ejemplo, uno puede ser alérgico a algo -aunque eso no cause reacciones alérgicas en los demás-. Los niños, con su piel fina e hígados inmaduros, suelen ser más susceptibles a los efectos tóxicos que los adultos. También pueden aparecer interacciones con otras drogas. Dependiendo de cómo se prepara el aceite esencial, puede haber toxicidad de otros ingredientes; estas preparaciones contienen a menudo otros aceites o alcohol.

Dado que los aceites esenciales gerealmente no están regulados, puede ser difícil saber exactamente lo que hay en una botella de un aceite esencial -qué especies de plantas hay, qué concentración del ingrediente activo tiene y si hay presencia de contaminantes-.


Esto es lo que se sabe acerca de algunos aceites esenciales más usados:

  • La menta piperita se utiliza para el malestar gastrointestinal. Es importante elegir la especie correcta de menta, ya que algunos tipos son venenosas; por ejemplo, aceite de poleo es muy tóxico para el hígado.
  • El aceite de Wintergreen (Gaultheria) se utiliza sobre la piel en algunas preparaciones sin receta para aliviar el dolor. Produce una sensación de calor, ya que hace que los vasos sanguíneos se agranden. PERO -un gran pero- el aceite de gaulteria es muy peligroso si más de una pequeña cantidad se ingiere. Este aceite se utiliza como saborizante de alimentos en cantidades ínfimas, pero beber de la botella puede ser mortal. Tragar aceite de gaulteria es como tragar una gran cantidad de aspirina para adultos.
  • El eucalipto se utiliza, por inhalación debido a sus efectos calmantes, por ejemplo durante un resfriado o tos. En caso de ingestión, aceite de eucalipto puede causar convulsiones.
  • El aceite de salvia se ha utilizado como un aromatizante, condimento y  como remedio. La ingestión de más de una cantidad muy pequeña puede causar convulsiones en los niños.
  • El alcanfor se utiliza como repelente de polillas y como ingrediente en preparados para la piel. Incluso una pequeña cantidad de alcanfor es peligrosa si se ingiere. Puede producir convulsiones a los pocos minutos. También hay casos de envenenamientos con alcanfor cuando se aplican preparados que contienen alcanfor en repetidas ocasiones sobre la piel de los niños -con más frecuencia que la recomendación de la etiqueta o cuando se cubren con ropa extra-.



El uso y almacenamiento seguro de los aceites esenciales es muy importante.

  • Si un aceite esencial se encuentra en un producto cosmético, utilícelo de acuerdo a instrucciones de la etiqueta. Déjelo de usar de inmediato si se produce una erupción u otra reacción en la piel y lave cuidadosamente la piel.
  • Si se encuentra en una esencia, asegúrese de que se utilice y almacene en donde los niños no puedan encontrarlo.
  • Si está en un medicamento, utilícelo de acuerdo a instrucciones de la etiqueta únicamente.
  • Si, por alguna razón, tiene botellas de aceites esenciales en el hogar, considere deshacerse de ellas (con seguridad) si tiene niños pequeños. De lo contrario, que deberá gurdarlos en un lugar seguro, fuera de la vista y del alcance de los niños y los animales domésticos. 
  • Si alguien ingiere un aceite esencial o un producto que contiene aceites esenciales, utilice la herramienta en línea webPoisonControl para orientación o llame al Centro de Toxicología más próximo, de inmediato. Ellos le ayudarán a determinar si esto podría ser peligroso y le dirán exactamente qué debe hacer.



por Rose Ann Gould Soloway
RN, BSN, MSEd, emérita DABAT
Toxicóloga clínica



Para más información:
Aceites esenciales para uso medicinal (Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa del NIH)


Referencias:
Botma M, Colquhoun-Flannery W, Leighton S. Laryngeal oedema caused by accidental ingestion of oil of wintergreen. Int J Pediatric Otorhinolaryngology. 2001; 58:229-232.

Halicioglu O, Astarcioglu G, Yaprak I, Aydinioglu H. Toxicity of Salvia officinalis in a newborn and a child: an alarming report. Pediatric Neurology. 2011; 45:259-260.

Khine H, Weiss D, Graber N, Hoffman RS, Esteban-Cruciani N, Avner JR. A cluster of children with seizures caused by camphor poisoning. Pediatrics. 2009; 123:1269-2097.

Kolassa N. Menthol differs from other terpenic essential oil constituents. Regulatory Toxicology and Pharmacology. 2013; 65:115-118.

Vigan M. Essential oils: renewal of interest and toxicity. Eur J Dermatol. 2010; 20:685-692.
Woolf A. Essential oil poisoning. Clinical Toxicology. 1999; 37:721-727.


Fuentes: