viernes, 12 de diciembre de 2014

Alimentos orgánicos: ni mejores para el medioambiente ni libres de toxinas

Los alimentos orgánicos son igual de nutritivos que el resto, pero son más caros, pueden contener mayor concentración de tóxicos y encima contaminan más.

La etiqueta de 'orgánico' no es garantía directa de un producto más respetuosos con el medio ambiente.


La apelación a la naturaleza es un tipo de sesgo cognitivo que sostiene que todo lo natural es bueno y lo artificial es malo. Quienes caen en este tipo de falacia creen que la naturaleza no se equivoca y asocian así, erróneamente, cualidades positivas a lo que sea natural y negativas a aquello hecho por el hombre (¡como si la cicuta o las serpientes de cascabel no fueran naturales!). A menudo nos encontramos con este tipo de razonamiento entre movimientos tecnofóbicos, quimiofóbicos y entre defensores de la medicina alternativa o de la alimentación orgánica. 
  
El marketing de "lo natural", ha hecho crecer la popularidad de la alimentación "orgánica" o "bio" (aquella que se cultiva con abonos naturales y sin hacer uso de pesticidas ni herbicidas sintéticos). En esa línea cada vez más personas se vuelcan hacia el consumo de alimentos orgánicos.

A pesar de la creencia popular que sostiene que estos alimentos son mejores, más saludables y que permiten una vida más sostenible, la verdad es otra. Comparados con los alimentos producidos por métodos convencionales, los alimentos orgánicos no son más nutritivos, pueden contener mayor concentración de tóxicos y generan mayor contaminación ambiental.




por James Greiff *


Comprar comida orgánica es un ejercicio de virtud personal: hay que pagar más para consumir algo que es más sano para uno y menos perjudicial para el medio ambiente ya que se trata de productos cultivados sin químicos artificiales ni tóxicos.

Esta poderosa concepción, basada más en la creencia que en los hechos, permite entender por qué la demanda por productos orgánicos ha crecido tanto. Las ventas se han triplicado en la última década, superando los US$ 30 mil millones al año, mientras que las ventas de productos alimenticios convencionales se han mantenido en un crecimiento anual del 2%.

Pero, existe un problema enorme: ninguno de los principales supuestos que impulsan el crecimiento de la agricultura ecológica se basa en la ciencia. De hecho, hay evidencia de que las granjas orgánicas producen tanta o más contaminación que las granjas convencionales y que los productos orgánicos pueden contener en realidad más toxinas que otros alimentos. Al igual que todas las granjas, las destinadas a productos orgánicos dependen de fertilizantes. A menudo, los agricultores orgánicos usan estiércol animal en lugar de productos químicos derivados del petróleo o minerales.



Un estudio realizado sobre invernaderos de Israel, mostró que el uso de estiércol condujo a mayor lixiviación de nitrógeno en las aguas subterráneas en comparación con el uso de la fertilización convencional. La contaminación de nitrógeno, señala el estudio, es una de las principales razones del cierre de pozos de agua potable. Por cierto, el nitrógeno de todo tipo de agricultura es uno de los principales contaminantes tras la proliferación de algas, la mortandad de peces y zonas muertas en cuerpos de agua, desde estanques agrícolas locales hasta el norte del Golfo de México.

Un estudio más amplio sobre doce productos agrícolas diferentes en California, encontró que en siete casos los que utilizaban métodos convencionales tenían menores emisiones de gases de efecto invernadero. La razón de esta gran diferencia: el cultivo convencional tiende a ser más eficiente que la agricultura orgánica, lo que significa que se necesitan menos insumos para generar la misma cantidad de comida.

Esto lleva a un asunto crítico para la agricultura orgánica, como se señala en un análisis de 2012 de más de 100 estudios sobre métodos de cultivo en toda Europa: para la misma producción, la agricultura orgánica tiende a “una lixiviación de nitrógeno mayor y emisiones de amoníaco y de óxido nitroso superiores". Y mientras la agricultura orgánica utiliza menos energía, a su vez conduce un "mayor uso de la tierra, mayor potencial de eutrofización -las zonas muertas mencionadas anteriormente- y mayor potencial de acidificación por unidad de producto".
La autora principal del estudio y profesora de la Universidad de Oxford, Hanna Tuomisto, dijo:
"Mucha gente cree que la agricultura orgánica tiene un impacto ambiental más bajo que la agricultura convencional, pero la literatura nos dice que este no es el caso. Si bien algunas prácticas de la agricultura orgánica tienen un menor impacto ambiental que las convencionales, la evidencia publicada sugiere que las otras en realidad son peores para algunos aspectos del entorno. La gente tiene que darse cuenta de que la etiqueta de "orgánico" no es garantía directa de un producto más respetuosos con el medio ambiente."

La producción animal orgánica también puede causar problemas. A diferencia de las granjas convencionales, las orgánicas generalmente dejan sueltos a los animales, por lo que no es de extrañar que éstos hagan sus necesidades donde llame la naturaleza. La lluvia, a su vez, arrastra los desechos hacia arroyos y ríos locales. Piense en eso la próxima vez que vea algo “criado al aire libre” en su menú. En comparación, las granjas convencionales pueden (aunque no siempre) confinar los residuos a las áreas cubiertas. Esto evita la exposición a la lluvia que provocaría la contaminación del agua.



En cuanto a beneficios para la salud, la evidencia sugiere que no hay diferencia distinguible de valor nutricional entre los alimentos orgánicos y los demás. Sin embargo, debido al uso de grandes concentraciones de estiércol, algunos tipos de producción orgánica contienen mayores niveles de toxinas en los alimentos. Un estudio llevado a cabo en Bélgica encontró que el trigo cultivado orgánicamente tenía niveles más altos de plomo y cadmio que el trigo cultivado convencionalmente. Aún así, los niveles estaban por debajo de los límites tolerables, y el procesamiento eliminaría algunos de los contaminantes.

Ahora, ¿estás preocupado? No deberías. Compra lo que te gusta comer, sea orgánico o no, a menos que estés buscando cuidar tu presupuesto, en cuyo caso la decisión es clara.



(*) Texto extraído y traducido 'Organic' Isn't Clean and It Isn't Toxin-Free

martes, 7 de octubre de 2014

Escépticos 09: “¿Milagro?”

Noveno episodio de la serie ESCÉPTICOS, dedicado a los "productos milagro".



Continuamos divulgando la serie de documentales de la ETB: Escépticos, donde su conductor, Luis Alfonso Gámez, junto al director, Jose A. Pérez, nos hablan desde un punto de vista racional y a la vez humorístico sobre pseudociencias y otras charlatanerías.

El noveno capítulo de la serie, titulado "¿Milagro?" pone su mirada en los supuestos productos milagrosos que se publicitan para prácticamente todo: desde bajar de peso, tener los abdominales y músculos marcados, mejorar la autoestima, lograr hacer crecer cabello nuevo y, por qué no, obtener felicidad instantánea.



 
Creador, escritor y director: José A. Pérez - Presentador: Luis Alfonso Gámez - Producción: ETB - Producción ejecutiva: Blanca Baena - Realización y montaje: Aitor Gutiérrez - Fotografía: Jon D. Domínguez - Música: Israel Santamaría - Año: 2011 - Emitido el 14 de noviembre de 2011.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Medicina alternativa: un negocio en auge

El negocio de la medicina alternativa está en su apogeo. Sin embargo, la práctica ha cambiado mucho desde los tiempos en que sólo se trataba de la administración remedios caseros.



 por Kirsten Klahn


El negocio está en pleno crecimiento para quienes se dedican a la industria de la medicina alternativa. Mientras que en algún momento se basaba en pequeñas operaciones centradas en remedios caseros, la práctica ha cambiado. "Ya no es más mamá y papá vendiendo hierbas en el mercado de agricultores", dice Josephine Briggs, médica y directora del Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa.


De hecho, el 50 por ciento de los estadounidenses compra y utiliza algún tipo de medicina alternativa, que se define como una serie de tratamientos que no se consideran ortodoxos por la profesión médica, tales como la herbolaria, la homeopatía y la acupuntura.

En sus comienzos, la medicina alternativa era vista como los remedios caseros que pasan de padres a hijos o que eran recomendados por el médico de familia. Sin embargo, hoy en día es una agresiva industria de $ 34 mil millones de dólares al año. Según Leah Binder, "el mayor error es creer que esto no es un gran negocio. Mucha gente piensa en la medicina alternativa como una oficina de llena de incienso al lado del estudio de yoga, donde un practicante con sandalias y voz suave, la ofrece sin obtener ninguna ganancia, sólo por un propósito superior como el bien de la humanidad o la curación".


Menos Escrutinio
A medida que más y más empresas se suben al tren de los negocios alternativos, tienen menos necesidad de pasar a través de la Administración de Alimentos y Drogas (FDA). Sólo alrededor de un tercio de las terapias alternativas poseen datos de seguridad y eficacia detrás de ellos. No sólo eso, sino que un informe de 2010 de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO) encontró que se vendían suplementos mediante prácticas comerciales engañosas.

Esto "hace cierto el adagio de que las cápsulas no crecen en los árboles, tenemos que preguntarnos si la contaminación real viene de la naturaleza o de la naturaleza del hombre", dijo el Dr. P. Murali Doraiswamy, profesor del Centro Médico de la Universidad de Duke. Los remedios alternativos ya no tienen que ser naturales, sólo tienen que parecer naturales. Un estudio realizado por la revista BMC Medicine utilizó análisis de ADN para proporcionar la evidencia más definitiva a la fecha de que los suplementos herbales no son lo que parecen. Los investigadores seleccionaron al azar 44 suplementos y encontraron la mayoría eran "de mala calidad, incluyendo una considerable sustitución de productos, contaminación y el uso de materiales de relleno."

Por ejemplo, recientemente la FDA probó dos frascos de la hierba de San Juan para tratar la depresión. Uno contenía pastillas sin ninguna evidencia de la presencia de la hierba publicitada, mientras que el otro había sustituido la planta por una que resultó ser un laxante conocido. La FDA también probó recientemente 21 suplementos dietéticos "totalmente naturales" y encontró que nueve de ellos contenían compuestos no etiquetados similares a las anfetaminas.


¿Qué está pagando?
Según Kevin Pho, médico de atención primaria, algunas píldoras usan cosas llamadas "rellenos", tales como el arroz, el nogal negro e ingredientes tóxicos no etiquetados. Ha empeorado tanto la cosa que "hasta el 70 por ciento de los productores de medicamentos a base de hierbas ha violado pautas de fabricación para prevenir la adulteración de sus píldoras". Uno de los problemas es que los consumidores rara vez muestran la misma exigencia que con la medicina tradicional. Muchas de estas empresas ni siquiera se someten a sí mismas al mismo escrutinio que se somete la medicina convencional.

Aún así, los consumidores siguen comprando los productos y las empresas siguen buscando formas de hacer más dinero. Hay un grupo creciente de lobbistas llamado proveedores de Medicina Complementaria y Alternativa (CAM), que lucha por aumentar su negocio aún más. El grupo quiere que el gobierno obligue a los proveedores de seguros a cubrir los tratamientos alternativos, sin tener que aportar ninguna evidencia de que tales tratamientos funcionan.

Según Steven Salzberg, colaborador de Forbes que cubre pseudociencia y medicina, "los homeópatas, naturópatas, acupuntores, médicos del reiki, curadores de energía y otros profesionales de la CAM no quieren someter sus métodos a rigurosas pruebas de eficacia. Saben que han fracasado ante el escrutinio científico una y otra vez". Sin embargo, la industria continuará creciendo mientras los consumidores continúen gastando incontables dólares en tratamientos alternativos cada año.


¿Qué puede hacer?
Investigue el producto que está comprando. No crea todo lo que dicen los paquetes. En cambio, reúna la información proveniente de diversas fuentes y compruebe las credenciales de la empresa que produce esa medicina. Siempre consulte con sus médicos. Hágales saber lo que está pensando tomar y escuche sus comentarios, ideas y opiniones sobre el producto.

De acuerdo con la Mayo Clinic Health Consumer: "busque estudios clínicos de alta calidad. Estos grandes ensayos controlados y aleatorizados son publicados en revistas revisadas por pares -revistas que sólo publican artículos revisados ​​por expertos independientes-. Los resultados de este tipo de estudios son más propensos a ser sólidos."

Para eliminar a información falsa, recuerde tener en cuenta tres aspectos fundamentales: fecha, documentación y de doble verificación.

1. Fecha: cuando mire artículos de medicina alternativa, no asuma que el artículo es reciente. Verifique la fecha de creación o actualización para cada artículo.

2. Documentación: Verifique las fuentes. Observe si se trata de profesionales de la salud calificados quienes están revisando la información y si eso está claramente explicitado.

3. Doble Chequeo: Reúna toda la información posible. Visite varios sitio de salud y compare la información. Si no hay mucha información sobre el producto que está buscando, sea escéptico.




Texto extraído y traducido de The Cheat Sheet escrito por Kirsten Klahn.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Las mentiras de la detección de mentiras


¿Qué hay de cierto en las técnicas de detección de mentiras?

Desde el momento en que los humanos desarrollamos el lenguaje, aprendimos a mentir y, aunque sean moralmente reprochables o consideradas inaceptables socialmente, todos tendemos a decir mentiras alguna que otra vez. 

Desde el político que hace promesas que sabe que no podrá cumplir, el contador que retoca los números de una compañía, el marido que dice estar complacido por la visita de su suegra o el vendedor inescrupuloso que hace de la mentira una forma de vida. Mentimos porque, aparentemente, obtenemos un beneficio directo con ello: el político atrae votantes, la empresa paga menos impuestos, el marido evita una pelea con su esposa, el vendedor gana dinero, etc.

En casos como estos, la mentira representa un provecho personal, un acto egoísta. Pero, del otro lado, habrá alguien perjudicado: el votante quedará frustrado, el fisco recaudará menos, el comprador se llevará una ingrata sorpresa. El engaño está alrededor nuestro y ser capaces detectarlo nos supondría una ventaja frente al resto de la sociedad. En ese sentido, se han creado varias disciplinas que, según afirman sus proponentes, permitirían ayudarnos a detectar mentiras en base a marcadores en el lenguaje hablado, en la postura corporal y en los gestos asociados a las distintas emociones.



Teniendo en cuenta estas ideas, expertos en lenguaje corporal y en programación neurolingüística dicen ser capaces de develar los secretos que ocultamos en nuestra conducta. Analizan personalidades a partir de imágenes, detectan la falsedad en el discurso político, venden libros de autoayuda, cursos de oratoria y seminarios en técnicas de lenguaje corporal. Incluso, algunos expertos creen que las señales no verbales pueden ser claves en las investigaciones criminales.

Asimismo, se han desarrollado técnicas de detección de mentiras basadas en diversas tecnologías, como el famoso polígrafo y algunas empresas ofrecen servicios de "detección científica del engaño" mediante resonancia magnética y electroencefalogramas. ¿Qué tanto hay de cierto?



Tecnología

El problema con la tecnología dedicada a la detección de mentiras radica en que no detecta directamente la mentira, sino ciertos indicadores de la conducta relacionados con la misma.


El Polígrafo

El polígrafo fue inventado en 1938 como un dispositivo para detectar mentiras en casos policiales. El aparato registra ciertas respuestas fisiológicas, como el ritmo cardíaco, la presión arterial, la resistencia eléctrica de la piel o la frecuencia respiratoria, durante un interrogatorio.
 

Las críticas al detector de mentiras provienen del hecho de que éste sólo mide reacciones orgánicas, que son marcadores indirectos del engaño. Si el entrevistado está nervioso, algo normal durante un interrogatorio, el polígrafo registrará las reacciones fisiológicas debido al estrés de tal situación, aunque no necesariamente esté mintiendo.


A pesar de que en la actualidad es utilizado ocasionalmente por policías y servicios de inteligencia, hay poca base para la validez de las pruebas de polígrafos. Un informe del Consejo Nacional de Investigaciones de los Estados Unidos de 2003, El polígrafo y la detección de mentiras (The National Academies Press), concluye que:
“…la evidencia es escasa y científicamente débil. Nuestras conclusiones se basan, necesariamente, en un cuerpo de evidencia menos que satisfactorio sobre la exactitud del polígrafo, así como en conocimientos básicos sobre las respuestas fisiológicas de las mediciones de polígrafo… La justificación teórica para la prueba del polígrafo es bastante débil, especialmente en términos de miedo diferencial, excitación u otros estados emocionales que se activan en respuesta a las preguntas pertinentes o de comparación. No hemos encontrado ningún esfuerzo serio en la validación de la prueba del polígrafo… Una mayor inversión en mejorar la técnica del polígrafo y la interpretación apenas producirán mejoras modestas en la precisión…”

La prueba del polígrafo parece ayudar poco en la detección de engaños y falsos testimonios o en la resolución de crímenes.  Dado lo cuestionable de esta técnica, sus resultados deberían ser tomados como indicio, pero nunca como prueba.



Eectroencefalograma

La teoría detrás de esta técnica es que el cerebro procesa la información conocida de forma diferente de la información nueva. La técnica mide los potenciales eléctricos sobre el cuero cabelludo, de forma no invasiva, mientras el sospechoso se sienta en silencio, con los ojos cerrados y un investigador le lee en voz alta cómo cree que ocurrieron los hechos del crimen. 
Las ondas cerebrales resultantes del sospechoso son luego procesadas ​​utilizando un software.


Los defensores de su uso para la detección de mentiras se basan en la suposición de que los patrones del EEG de personas culpables deben revelan que la escena del crimen es familiar para ellos. 

Sin embargo, hay poca evidencia que avale las tecnologías de detección de mentira basadas en pruebas electroencefalográficas. Y las razones por las que este método no puede ser utilizado para detectar el engaño a nivel individual son varios. En primer lugar, no existe un marcador establecido para la “familiaridad”. Además, la técnica siempre produce falsos positivos con una tasa de error entre un 15 y un 30%. También porque, dada la relación señal/ruido, es muy difícil obtener un resultado correcto con una sola de prueba.

A pesar de ello, en 2008 un tribunal de Mumbai, en la India sentenció a cadena perpetua a un sospechoso de homicidio, basándose en los resultados obtenidos con esta dudosa técnica electroencefalográfica.


 
Resonancia magnética funcional

También se han llevado a cabo estudios que combinan imágenes de resonancia magnética funcional con la prueba de la información oculta (CIT) –una técnica psicofisiológica usada para evaluar si una persona tiene en su conocimiento información relevante de un hecho determinado. Estos estudios han documentado claras diferencias entre las respuestas engañosas y las honestas, obteniendo una correlación del 100% entre decir una mentira y la activación de la zona prefrontoparietal, también sobre la base que el cerebro atraviesa dos procesos distintos cuando inventa una mentira y cuando recuerda la verdad.


Aprovechando estas investigaciones, algunas empresas (NoLieMRI o Cephos Corp) comercializan servicios de detección de mentiras basadas en RMf, lo cual genera dilemas éticos en la parte legal e incertidumbre en la comunidad científica por la metodología aplicada. 

Una revisión de 2008 publicada en el Journal of the American Academy of Psychiatry por el Dr. Joseph R. Simpson, resumía los tipos de estudios realizados en Functional MRI Lie Detection: Too Good to be True?, donde advierte:

…la técnica no identifica directamente la firma neural de la mentira. La detección de mentiras por RM funcional se basa en la identificación de patrones de flujo sanguíneo cerebral que se correlacionan estadísticamente con el acto de mentir en una situación experimental controlada. La técnica no lee mentes ni determina si la memoria de una persona, contiene algo distinto de lo que ésta dice. El problema con la identificación de falsos positivos es poco probable que se supere en grado suficiente, de modo de permitir que los resultados de la prueba de detección de mentiras por RMIf  derrote cualquier duda razonable…” 

En el caso del polígrafo se obtenían falsos positivos en sujetos con ansiedad o miedo, porque mostraban signos biológicos a los de alguien que estaba mintiendo. Con la detección de mentiras por imágenes de RMf se presenta un problema similar: la supresión de una respuesta podría generar un falso positivo. 


No solo eso, también es posible burlar a esta tecnología mediante el entrenamiento de determinadas técnicas llamadas contramedidas. La publicación de Ganis et al. Lying in the scanner: covert countermeasures disrupt deception detection byfunctional magnetic resonance imaging, de 2010, concluye:

"Críticamente, ningún estudio ha examinado directamente el efecto de las contramedidas, método utilizado por los infractores para derrotar a los procedimientos de detección del engaño. Se llevó a cabo un estudio de resonancia magnética funcional para llenar esta brecha en la investigación utilizando el paradigma de la información oculta en el que los participantes fueron capacitados para utilizar contramedidas… la precisión en la detección engaño fue del 100% sin contramedidas, mediante la activación en las cortezas prefrontal ventrolateral y medial, pero cayó a 33% con las contramedidas. Estos hallazgos muestran que la detección de engaños basada en fMRI puede ser vulnerables a las contramedidas, llamando a la prudencia antes de aplicar estos métodos a las situaciones del mundo real."
Es decir, que en las imágenes de resonancia magnética se observan los cambios característicos en el 100% los individuos que mienten, pero cuando se utiliza la técnica para burlar el detector (las contramedidas), la tasa de detección se reduce al 33%. Estas conclusiones colocan a la detección de mentiras por RMf en el mismo escalón que el polígrafo.

Lenguaje corporal
Existen disciplinas académicas como la semiótica o la lingüística que observan y describen las formas de comunicación verbal y no verbal.
  
Por el otro lado, existe la interpretación de ciertos gurús de autoayuda y autoproclamados expertos en lenguaje corporal y conducta que creen poder leer algo tras las expresiones faciales, la postura y movimientos del cuerpo. Estos “expertos” en lenguaje corporal dicen poder descifrar las verdaderas emociones y sentimientos, revelar los secretos o descubrir significados ocultos observando la conducta de las personas.

Según afirman, cubrirse la boca con la mano, tocarse la nariz, cerrar los ojos, un acto fallido, un cambio en el tono de la voz, la falta de contacto visual o rascarse el cuello o una oreja son señales no verbales de la mentira. 

Además, nos dicen que cualquiera puede aprender estas técnicas y beneficiarse de ellas y así, ser capaces de detectar cuándo quieren engañarnos, de ir confiados a una entrevista de trabajo, de cautivar a una audiencia, de conquistar al ser amado o de evitar enviar un mensaje equivocado en una reunión de negocios.



Sin embargo, la mayoría de libros sobre el lenguaje corporal están repletos de anécdotas y sólo referencian a otros autores que apoyan sus teorías, pero por lo general, no hay citas de estudios científicos.


Según los coachs de PNL, la dirección de la
mirada nos permite saber si nos
están mintiendo. Un estudiode 2012
demostró que esta creencia es falsa.


Por ejemplo, los defensores de la Programación Neurolingüística (PNL) afirman que ciertos movimientos oculares son indicadores fiables de la mentira. De acuerdo con esta noción, una persona que miente tiende a mirar hacia su derecha mientras que si mira arriba a la izquierda indica que dice la verdad. 
 
A pesar de la creencia generalizada en esta afirmación, la publicación The Eyes Don’t Have It: Lie Detection and Neuro-Linguistic Programming relata los estudios liderados por el psicólogo Richard Wiseman y su equipo, quienes examinaron su validez. La conclusión es que no encontraron ningún patrón coincidente con los propuestos por la PNL entre el movimiento de los ojos y decir una mentira o decir la verdad.


Por otra parte, el psicólogo pionero en el estudio de las expresiones faciales y las emociones, Paul Ekman , dio origen a la idea de las microexpresiones. Ekman afirma que un conjunto de expresiones faciales muy sutiles y ciertos marcadores del comportamiento no verbal del cuerpo humano podrían ser utilizados para detectar mentiras con cierto grado de confiabilidad.
Ejemplos de las emociones más comunes, según el sistema FACS.

Básicamente, para Ekman, cuando una persona miente oculta sus verdaderas emociones. No obstante, esas emociones subyacentes logran emerger a través de efímeras microexpresiones que duran menos de una quinta parte de un segundo, dejando aflorar así las verdaderas intenciones que se quieren esconder, como la ira o la culpa. Por ejemplo, si alguien finge estar alegre cuando en realidad está triste, suele fruncir brevemente el ceño. 


En la serie Lie to me, el agente Cal Lightman
(Tim Roth), resuelve los casos más difíciles
usando las supuestas técnicas de Ekman.
Con estos planteos, Ekman y sus colaboradores desarrollaron un sistema de codificación, el  Facial Action Coding System (FACS) y aseguran que, cuando se lo combina con marcadores de la voz y el habla, se alcanza una precisión de detección mayor al 90 por ciento. Estas investigaciones inspiraron la serie televisiva Lie to Me, en la que él mismo intervino como consultor y que le permitió popularizar sus ideas.

Además, en el capítulo del libro The Detection of Deception in Forensic Contexts titulado The Wizards of Deception Detection (p. 269-286) de 2004 y en las publicaciones A few can catch a liar, de 1999 y Who can catch a liar?, de 1991, Paul Ekman  y Maureen O’Sullivan aseguran que existen personas dotadas naturalmente para la detección de mentiras y afirman haber descubierto 29 de esos "wizards" (hechiceros).
 
La TSA emplea miles de oficiales que intentan
descubrir el accionar de pasajeros sospechosos.
John Moore/Getty Images








Estos hallazgos han sido utilizados dentro del programa Screening of Passengers by Observation Techniques (SPOT)  para cuidar la seguridad aeroportuaria por oficiales de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA) en los EEUU, como método de detección de delincuentes, traficantes y potenciales terroristas. En su blog, la TSA expone:

"El programa fue diseñado por Paul Ekman (PhD), profesor de psicología en la Universidad de la Escuela de Medicina de California. Él ha estudiado el comportamiento en los últimos 40 años y ha enseñado a la TSA, Aduana y Protección Fronteriza, la CIA, el FBI y otras agencias federales a observar las expresiones faciales sospechosas de tensión, miedo o engaño… Después de transmitir sus habilidades a la Aduana, la tasa de éxito para la búsqueda de drogas durante los registros de pasajeros se elevó del 4,2% en 1998 al 22,5% [en 2008]."


Sin embargo, la detección de engaño a partir del lenguaje corporal no es una ciencia exacta. A pesar de tener varias publicaciones sobre el tema de las microexpresiones y el engaño, hay poca evidencia científica tras las ideas de Ekman. El estudio con revisión por pares de 2008,  Reading Between the Lies: Identifying Concealed and Falsified Emotions in Universal Facial Expressions, publicado en Psychological Science, encontró cierta correlación, aunque no la suficiente para validar esta técnica como una forma genuina de detección de mentiras.


De nuevo, con las microexpresiones ocurre lo mismo que con el polígrafo. Las microexpresiones parecen indicar cuándo se están ocultando las verdaderas emociones, pero no por qué se lo está haciendo. Es decir, se tiene un posible indicador de la mentira, pero no tenemos forma de distinguir con certeza si realmente, en cada caso, se está mintiendo o no.




La mayoría de los investigadores están de acuerdo que los humanos son demostrablemente malos en la detección de mentiras cara a cara. En ese sentido, los psicólogos DePaulo y Morris realizaron un análisis de posibles predictores del engaño. Y en un metaanálisis hecho por los psicólogos Charles Bond y Bella DePaulo se analizaba la exactitud a la hora de discriminar la verdad de la mentira por personas sin entrenamiento o ayuda especial. De los 253 estudios evaluados, la precisión global para distinguir la verdad de la mentira resultó de apenas 54%, no mucho mejor que lanzar una moneda. 
Algunas "microexpresiones" son más fáciles de leer que otras.

Sobre la afirmación de Ekman de la existencia de supuestos “dotados” en detectar mentiras, los investigadores Charles F. Bond Jr. y Ahmet Uysal examinaron en 2007 la investigación de Ekman sobre en el artículo On Lie Detection "Wizards" , y concluyeron que:

"Los análisis revelan que el azar puede explicar los resultados que los autores atribuyen a la hechicería. Por lo tanto, por la lógica estadística habitual de la investigación psicológica, las afirmaciones sobre hechicería de O'Sullivan y Ekman son gratuitas."

En una crítica, el psicólogo Charles Bond, argumenta una serie de defectos en esta teoría de Ekman, indicando que los detectores exitosos fueron extraídos de una muestra de miles y los “wizards” obtuvieron mejores puntuaciones simplemente debido al azar."Si un número suficiente de personas juegan a la lotería, alguien va ganar".


Además, los detractores de Ekman esgrimen que la mayor parte de sus estudios revisados ​​por expertos sobre microexpresiones fueron publicados hace décadas, y muchos de sus escritos más recientes sobre el tema no han sido revisados. Ekman escuda su estrategia de no publicar todos los detalles de sus trabajos en la literatura revisada por pares, en que podrían representar una amenaza potencial a la seguridad de los Estados Unidos si tal conocimiento cayera en manos enemigas.



En cuanto a la metodología SPOT utilizada por la TSA la cosa parece que tampoco es tan maravillosa. Desde que se implementó en 2007, se entrenó a más de 3000 “oficiales en detección de conductas” operando en 176 aeropuertos, con un costo para los contribuyentes de 200 millones de dólares anuales–. Pero, según varios informes,  no está apoyada por evidencia científica.



El reporte TSA Should Limit Future Funding for Behavior Detection Activities, redactado por la de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO) en noviembre de 2013  concluyó que el entrenamiento de los oficiales produjo resultados que son “apenas mejores que acertar por mera casualidad”, algo así como lanzar una moneda y que además,  tal entrenamiento "produce resultados que son iguales o ligeramente superiores que lo obtenidos por observadores no entrenados". La GAO analizó datos de los años 2011 y 2012 y encontró que la tasa con la que los oficiales de le TSA requerían chequeos adicionales en pasajeros, basados en los marcadores, variaba significativamente entre aeropuertos. Esto le llevó a preguntarse si esas diferencias se debían a que esos marcadores eran subjetivos o que se aplicaban con disparidad de criterios. Inclusive, la GAO duda de que haya servido para algo:
"Diez años después de la elaboración del programa SPOT,  la TSA no puede demostrar la eficacia de sus actividades de detección de comportamiento... Hasta que la TSA pueda proporcionar evidencia científicamente validada que demuestre que los indicadores de comportamiento pueden ser utilizados para identificar a los pasajeros que pueden suponer una amenaza para la seguridad de la aviación, el organismo corre el riesgo de financiar actividades que no se han determinado eficaces”.



Conclusiones
La tecnología aplicada a la detección de mentiras ha encontrado correlaciones interesantes entre el engaño y varios marcadores biológicos. Sin embargo, las dificultades en la aplicación de ese conocimiento a la cuestión de la detección de mentiras tienden producir resultados más bien pobres. Más aún, cuando se tiene en cuenta que pueden ser burladas deliberadamente por técnicas conocidas como las contramedidas.

Las microexpresiones podrían ser indicadoras de las emociones, aunque no está suficientemente estudiado. Menos aún la afirmación de que, con el auxilio de dichas microexpresiones, podríamos discernir la verdad de la mentira. En todo caso, serían un marcador más de que se están ocultando las verdaderas emociones, pero de ahí a la mentira hay un largo camino.  Cada acción puede tener varios significados y orígenes posibles. Alguien podría esconder sus emociones por miedo, angustia, estrés o muchas otras causas, sin necesariamente estar mintiendo.

Los estudios que buscan vínculos entre lenguaje corporal y la mentira dan resultados poco favorables a estas técnicas –apenas mejor que acertar por puro azar–  tanto para los sujetos que reciben entrenamiento como los que no. Tampoco encontraron personas con mejores capacidades que el resto (los famosos “wizards” de Ekman) para detectar mentiras, en base a gestos o lenguaje corporal. Así, la lectura del lenguaje corporal se asemeja a  la lectura en frío, resultando en una interpretación subjetiva del observador que puede conducir a malas interpretaciones y, como vimos,  algunas afirmaciones de gurús del lenguaje corporal –como los de la Programación Neurolinguistica– son  poco fiables y carecen de base científica.
 
Por último, las técnicas que pretenden detectar delincuentes rastreando marcadores del lenguaje no verbal y microexpresiones –como en el caso del programa SPOT– no están validados científicamente y, de hecho, los estudios llevados adelante parecen indicar que no funcionan. Imponer un programa para identificar pasajeros sospechosos sin primero probar su base científica no sólo representa un expendio inútil de fondos públicos, sino una potencial falencia en la seguridad aeroportuaria.



Bibliografía y lectura adicional


Deceiving the law - Nature Neuroscience.
Airport security: Intent to deceive?, Sharon Wainberger - Nature.




India’s Novel Use of Brain Scans in Courts Is Debated, Anand Giridharadas - The New York Times. 

Detecting Deception - House of Parliament, UK.