domingo, 26 de mayo de 2013

Mutilación de ganado

¿Chupacabras? ¿Alienígenas? ¿Pruebas del gobierno? ¿Rituales satánicos?...

La mutilación de ganado es un raro fenómeno en el cual se reporta la muerte del ganado y la extirpación de órganos bajo circunstancias inusuales. 

Si bien, la mecánica exacta de las mutilaciones varía de un caso a otro, una característica repetida en estos incidentes es la aparente intervención quirúrgica. Generalmente, se observa la pérdida completa de sangre del animal, la extracción de órganos internos y la eliminación precisa de otros órganos: la eliminación de los ojos, ubres y órganos sexuales muy limpiamente y con precisión quirúrgica, la eliminación del ano, la eliminación de los labios y lengua, la eliminación de una oreja, la extracción de órganos importantes -como el corazón o el hígado- sin marcas de entrada. También se suele reportar la extracción de piel y la carne de la mandíbula y el área directamente debajo de la oreja, dejando expuesto el hueso. Los cortes en todo el cuerpo parecen hechos por algún instrumento quirúrgico.

Desde el momento en que los primeros informes de supuestas mutilaciones de animales comenzaron, las causas se han atribuido a los más diversos actores. Desde depredadores naturales, o alguna especie de monstruo como el Chupacabras, vampiros, extraterrestres, pruebas del gobierno o de agencias militares y hasta a sectas satánicas. 

Hacia fines de la década del 60 y mediados del 70, sólo en los Estados Unidos se habían reportado a la prensa y a las autoridades más de un centenar de casos, repartidos en 15 estados. Después de recibir numerosos informes de mutilaciones de ganado en diversas zonas rurales de los Estados Unidos, en mayo de 1979, el FBI decide investigar el asunto al que denominó "Operación: Mutilación de Animales". La investigación fue encabezada por el agente Kenneth Rommel, quien llegó a la conclusión de que las mutilaciones eran predominantemente el resultado de la depredación natural.

Así, por ejemplo, la mutilación de la boca, el ano y los genitales se explica mediante la contracción de esas áreas debido a la deshidratación, junto a la acción de pequeños carroñeros y parásitos que ingresan al cuerpo en áreas donde el tejido es más blando. La extirpación de los ojos y  órganos blandos internos se explican por la acción de aves de rapiña como buitres y halcones y la acción de insectos como las moscas azules. La ausencia de sangre se explica porque la sangre que se acumula en los puntos más bajos del cuerpo donde se descompone en sus componentes básicos. La sangre que queda expuesta fuera del cuerpo es consumida por insectos o bien es reducida por desecación solar. Las incisiones quirúrgicas en la piel se pueden explicar porque la piel es desgarrada cuando se estira por la hinchazón postmortem ante la acumulación de gases; luego la deshidratación hace que la piel se encoja y se resquebraje produciendo cortes rectos, junto a la acción de pequeños depredadores como larvas de mosca que no dejan marcas visibles.


Por otro lado, en 1979, al sheriff Herb Marshall del Condado de Washington, Arkansas, se le ocurrió una forma de probar qué o quién causaba las mutilaciones de ganado en su jurisdicción. ¿Eran causas naturales? ¿Cultos satánicos? ¿Aliens? ¿El chupacabras? ¿Algo sobrenatural? En el experimento, dejó el cuerpo de una vaca recientemente muerta en un campo y observó el proceso durante 48 horas. Observó cómo la hinchazón postmortem le produjo el desgarramiento de la piel con un corte recto, compatible con los "cortes quirúrgicos" de los informes de mutilaciones. Además, la acción de moscardones y gusanos sobre los tejidos blandos, coincidía con el daño observado en las vacas mutiladas.
En los siguientes vídeos vemos cómo la mayoría de los puntos oscuros de las supuestas mutilaciones de ganado, pueden ser explicados por la hipótesis del fenómeno natural.