martes, 25 de junio de 2013

La dudosa Hipersensibilidad Electromagnética

Introducción

La hipersensibilidad electromagnética (HSE) es el término con el que se pretende describir una serie de síntomas causados, en apariencia, por la exposición a campos electromagnéticos. Las dolencias reportadas por quienes dicen sufrir de HSE incluyen dolor de cabeza, fatiga, estrés, trastornos del sueño, falta de memoria y desorientación, picazón de la piel, ardor y erupciones cutáneas, dolores musculares, entre otros. 

En algunos casos, los perjuicios para quienes dicen padecer este supuesto nuevo trastorno llega a límites inimaginables. Minerva, la protagonista del siguiente vídeo debe vivir envuelta en una Jaula de Faraday para aislarse de los campos electromagnéticos que, según ella son los responsables de la afectación de su salud: 

Vídeo: "Electrosensibles" (TVE).



¿Qué hay de cierto en todo esto?
por el Dr. Steven Novella   

Un artículo reciente del periódico The Star relata la "batalla de una mujer con hipersensibilidad electromagnética", sin evidenciar una pizca de pensamiento crítico, escepticismo o verdadero periodismo investigativo. Este es uno de esos temas que no parece que vayan a desaparecer pronto, a pesar de un consenso científico bastante sólido de que no existe tal cosa como la hipersensibilidad electromagnética (HSE).

Lo que afirman es que ciertas personas son especialmente sensibles a la radiación electromagnética en el rango de frecuencias utilizado por la tecnología moderna (como wifi, teléfonos celulares y la radio). La exposición, según ellos, causa una variedad de síntomas. Según una revisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS):
"Comprende síntomas del sistema nervioso, como dolor de cabeza, fatiga, estrés, trastornos del sueño, síntomas de la piel como picor, sensación de ardor y erupciones cutáneas, dolor, mialgias y muchos otros problemas de salud."
Es importante tener en cuenta desde un primer momento -y el documento de la OMS así lo refleja- que nadie duda de que las personas que se identifican a sí mismos como víctimas de HSE estén teniendo los síntomas que dicen tener. La pregunta se refiere a la causa identificada: la radiación electromagnética. Hay muy buenas razones para dudar de que ésta sea la causa.

La plausibilidad de HSE es muy baja, a pesar de los escépticos discuten sobre si es o no realmente cero. La radiación electromagnética en las radiofrecuencias es no ionizante, lo que significa que su energía es demasiado baja como para romper enlaces químicos. Por lo tanto, no está claro cómo podría tener un efecto significativo sobre la función biológica. Nuestro sistema nervioso no parece tener receptores suficientemente sensibles como para detectar señales de radio del medioambiente. Siendo conservadores, sin embargo, podemos tomar el enfoque de que la plausibilidad es baja, pero hay un fenómeno físico presente en las radiofrecuencias, por lo que tal vez está teniendo un efecto biológico a través de algún mecanismo desconocido.

Entonces, ¿cuál es la evidencia a favor y en contra de HSE? Los pacientes auto diagnosticados con HSE afirman que pueden detectar la presencia de campos electromagnéticos, que son la causa de sus síntomas. Esto conduce a una hipótesis muy comprobable: ¿pueden los enfermos de HSE ser capaces de detectar la presencia de campos electromagnéticos mejor de lo que lo harían sujetos de control sanos?

Se han realizado numerosos estudios para poner a prueba esta hipótesis, arrojando un resultado muy claro. Cuando los pacientes de HSE están “ciegos” a la presencia de campos electromagnéticos no son capaces de detectar si están presentes. Una revisión del año 2005 de estos estudios llegó a la siguiente conclusión:
Los síntomas descritos por los pacientes con “hipersensibilidad electromagnética" pueden ser graves y, a veces, incapacitantes. Sin embargo, ha resultado difícil demostrar en condiciones ciegas que la exposición a campos electromagnéticos puede provocar estos síntomas. Esto sugiere que la “hipersensibilidad electromagnética" no está relacionada con la presencia de campos electromagnéticos, aunque se requiere más investigación de este fenómeno.
Otra revisión de 2011 concluyó: 
En resumen, la investigación reciente no indica que la calidad de vida relacionada con la salud se vea afectada por la exposición a radiofrecuencias electromagnéticas en nuestro entorno cotidiano. Por otra parte, ninguno de los estudios mostró que las personas que se auto reportaron como hipersensibles a los campos electromagnéticos (HSE) fuesen más susceptibles a los mismos que el resto de la población.
Y un estudio de 2012 llevado a cabo después de estas revisiones, usando teléfonos inteligentes, encontró que los sujetos con HSE “ciegos” no podían percibir los campos electromagnéticos mejor que los sujetos sin HSE.


Otra investigación ha analizado si hay algún cambio fisiológico en presencia de campos electromagnéticos. Una revisión sistemática de 2011 de este tipo de estudios llegó a la conclusión
En la actualidad, no hay pruebas fiables que sugieran que las personas con intolerancia ambiental idiopática atribuida a campos electromagnéticos (HSE) experimenten reacciones fisiológicas inusuales como consecuencia de la exposición a los campos electromagnéticos. Esto apoya las sugerencias de que los CEM no son la principal causa de sus problemas de salud.
A menudo, hay valores atípicos con estos tipos de investigaciones. Una investigadora, Magda Havas, ha argumentado que la "electricidad sucia" está causando una gran variedad de males. Sus estudios no han sido lo suficientemente rigurosos como para convencer a la comunidad científica y están en clara contradicción con el grueso de la investigación. En términos generales, si un investigador o un laboratorio es el único capaz de detectar cierto fenómeno, pero no puede ser replicado por otros, resulta sospechoso.

Ninguna de esta información está disponible en el reciente artículo de The Star. El reportero, Noor Javed, no parece ser un periodista científico. Sólo dedica una línea en todo el artículo para expresar cualquier duda:
Health Canada cree que las causas de los síntomas de HSE no son claros y no se pueden atribuir a la radiación de radiofrecuencias.
Eso es todo. No hace mención a los múltiples estudios que demuestran que las personas que creen padecer HSE no pueden detectar los campos electromagnéticos como dicen ser capaces.

Artículos crédulos como éste, perpetúan mitos populares como el de la HSE. Hacemos la investigación científica por una razón: para averiguar si cosas como la HSE son entidades reales. ¿Cuál es el propósito de este tipo de investigaciones si los resultados van a ser ignorados?
¿Podría tener algo que ver el efecto 
nocebo en los  síntomas reportados 
por los pacientes con HSE?
Además, si las personas que creen padecer HSE en realidad no la tienen, probablemente posean alguna otra condición –otra  condición sin diagnosticar y sin tratar porque creen equivocadamente que la HSE es la causa–.

Puede que los periódicos estén bajo presión financiera y que, como resultado, cronistas y editores terminen dedicándose a escribir artículos de ciencia; pero esa no es excusa para el fracaso de este artículo. Los periodistas deben tener una idea del tema que están cubriendo, y si no la tienen, poseen conocimientos básicos suficientes para saber si están contando la historia real o no. O, a lo sumo, podría pasar una hora investigando el tema en Internet. Si hubiese buscado en Google "hipersensibilidad electromagnética" el primer resultado es el de Wikipedia, que incluye un análisis decente de la falta de legitimidad científica en su cuarto párrafo. El segundo resultado es una revisión publicada que muestra que los enfermos de HSE no pueden detectar campos electromagnéticos. El tercer resultado es de Skeptoid desacreditando la HSE, y el cuarto es la revisión de la OMS. El periodista tenía claro que existía un informe de la OMS, pero al parecer no lo leyó, o no le importó lo que realmente tenía que decir más allá de las citas se tomaron para el artículo.

Nota: Los resultados de mis búsquedas son personalizada y pueden no ser los mismos para los demás, pero es probable que no haya mucha diferencia.


Conclusión
Mientras que muchas personas creen tener HSE -y realmente están padeciendo los síntomas- la HSE es una distracción de lo que realmente les está pasando. Existe evidencia suficiente para concluir que la Hipersensibilidad Electromagnética no es un verdadero síndrome clínico distinto o que, por lo menos, no es causada por la exposición a los campos electromagnéticos. Continuar promoviendo HSE como una condición médica real es irresponsable, e inexcusable dada la facilidad de acceso a la información de que se dispone actualmente.

Promover la HSE como una enfermedad real puede distraer a 
pacientes y médicos de la  verdadera causa de los síntomas.


Steven Novella, MD.





4 comentarios:

  1. primero para entender si existe o no tal condicion hay que entender quienes nos dicen eso, los MEDICOS (matasanos), quienes no son expertos en electromagnetismo y tampoco son inegenieros, solo replican lo que les dicen por catalogos los visitadores medicos, que ellos no son ningun tipo de profesional, solo son los venedores de medicamentos de la MAFIA-CEUTICAS, por lo tanto a este Blogsito le falta estudio, ya que los campos electromagneticos afectan severamente la salud de personas, animales y plantas, por lo mismo en la gran mineria las centrales o subestaciones electricas esta situadas fuera de las faenas mineras por un tema de seguridad y medioambiente, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que ante una fractura expuesta o una apendicitis usted prefiere visitar al chamán del pueblo o ir de la comadre para que le cure de palabra, en lugar de acudir a un médico de verdad. ¿No?

      ¿Qué campos electromagnéticos afectan severamente la salud? Podría enumerarlos. El color verde, el rojo o el violeta, por ejemplo, son manifestación del campo electromagnético. Siguiendo su lógica, ¿estamos condenados?

      Eliminar
  2. sólo si son ionizantes, pablo. Además, el electromagnetismo es una de las cuatro fuerzas fundamentales del universo. Es algo de lo que no nos podemos librar. El propio planeta en sí es un inmenso imán. Ni todos los aparatos eléctricos existentes en el planeta juntos generan un campo magnético de la magnitud del que posee el planeta de manera natural

    Arivalia

    ResponderEliminar
  3. https://www.facebook.com/groups/contaminacionelectromagnetica/

    ResponderEliminar