miércoles, 19 de diciembre de 2012

A no dejarse engañar con tratamientos de células madre

Un lector me planteó por email sus dudas acerca de ciertos tratamientos con células madre que se promocionan tanto en el país como en el exterior. 

En los periódicos y noticieros es cada vez más frecuente encontrarse con una familia que apela a la solidaridad de la población para recaudar fondos para poder hacer frente a un costoso tratamiento con células madre en China que necesita realizarse un pariente o un amigo. Se organizan campañas de donación voluntaria, festivales, sorteos o recitales con artistas y personalidades de la farándula; todo para juntar los muchos dólares que son necesarios para costear la terapia. En estos casos, la desesperación y la urgencia de los familiares por ver una mejora en la salud de su ser querido, puede hacerlos caer en la trampa de quienes ofrecen la promesa de un tratamiento cuya efectividad no ha sido probada y cuya inocuidad tampoco ha sido discutida.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) se mostró preocupada por la oferta de tratamientos con células madre ilegales y potencialmente dañinos para la salud. Así fue que en enero de 2012, la FDA sacó una nota de prensa donde advierte sobre los tratamientos con células madre tanto en los EE.UU. como en el resto del mundo. 


Los investigadores esperan que, en el futuro, los tratamientos 
basados en células madre resulten efectivos para combatir 
muchas afecciones y enfermedades. Imagen FDA
A la vez, la Comisión Asesora en Terapias Celulares y Medicina Regenerativa, dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva explica que existen únicamente dos tratamientos aprobados por los organismos de control debido a su eficacia terapéutica y a que no han presentado riesgos secundarios indeseables: el transplante alogénico de células madre de médula ósea, sangre periférica y cordón umbilical; y el autotrasplante de células madre de médula ósea y sangre periférica para tratar enfermedades curables con trasplante de células progenitoras hematopoyéticas. Para cualquier otro tratamiento, no existe evidencia clínica reproducible y contundente, ni tratamientos establecidos a nivel nacional e internacional, que hayan demostrado la eficacia del autotransplante de células madre de médula ósea o cordón umbilical para mejorar o curar enfermedades altamente discapacitantes. Los únicos tratamientos establecidos son aquellos destinados a enfermedades que se curan con trasplante de médula ósea y por ello son los únicos que se realizan con éxito en miles de pacientes.

La FDA alerta por el auge de tratamientos ilegales y potencialmente dañinos que se ofrecen tanto en los EE.UU., como en otros países. También, menciona que cualquier otro tipo de tratamiento debe contar con estudios clínicos que muestren su seguridad y su eficacia, del mismo modo que las intervenciones necesitan el aval de un protocolo médico. Existen numerosos institutos privados que promueven tratamientos con células madre para tratar enfermedades tales como la diabetes, Parkinson, parálisis de la médula espinal, etc; tratamientos que se encuentran en fase experimental y que todavía no se ha demostrado que resulten ser seguros y eficaces en humanos. En cualquier caso, el paciente tiene que estar informado de que la terapia que se le está aplicando se encuentra en fase experimental, la cual debe contar con un protocolo aprobado por el organismo competente y no debe tener costo alguno para la persona tratada. 


Los científicos trabajan mayormente con dos clases de 
células madre  de animales y de seres humanos:
las embrionarias y las adultas. Imagen MinCyT
Muchos de estos procedimientos son presentados a los pacientes y sus familiares con promesas de curación y mejora de las enfermedades, a pesar de la evidencia que señala que muchas de las prácticas ofrecidas no poseen efectos terapéuticos comprobados ni siquiera en modelos animales.




La FDA aconseja:
  • Si piensa someterse a un tratamiento con células madre en EE.UU., consulte a su medico si ese tratamiento cuenta con la aprobación de la FDA o si Ud. va a participar de un estudio clínico supervisado por la FDA aun si las células son suyas, ya que pueden generarse riesgos cuando se manipulan las células luego de su extracción. Existe riesgo potencial cuando las células se transfieren a un área donde no tienen la misma función biológica que cumplían en su ubicación original en el cuerpo. Las células que se ubican en otro lugar del organismo pueden multiplicarse, formar tumores o pueden migrar a otras zonas del cuerpo. 
  • Si piensa someterse a un tratamiento con células madre en otro país, recabe toda la información posible acerca de las políticas que regulan estos tratamientos en ese país. Sea precavido y tome las medidas necesarias antes de tratarse con un medicamento a base de células madre en aquellos países donde, a diferencia de los EE.UU., no se exigen estudios clínicos previos que indiquen si el medicamento es seguro y efectivo. La FDA solamente reglamenta el uso de tratamientos con células madre en los Estados Unidos y, por tanto, no posee suficiente información acerca de los establecimientos en el exterior que elaboran los medicamentos para tales fines.

Para informarse sobre los tratamientos establecidos existe el email de Comisión Asesora en Terapias Celulares y Medicina Regenerativa: cacm@mincyt.gov.arO en su página web.





Fuentes:



2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Borré tu comentario porque no permito que hagas spam y menos cuando intentas promocionar tratamientos de salud de dudosa reputación.

      Eliminar