domingo, 19 de febrero de 2012

Peor el remedio que la enfermedad

En entradas anteriores había hablado sobre el documental Le Mur que cuestiona las prácticas de orientación psicoanalitica en niños con  trastornos del espectro autista (TEA) y su posterior prohibición en Francia (su país de origen). En el blog del Círculo Escéptico Argentino hay un muy buen artículo que trata este tema. 

Para completar el panorama del pensamiento psicoanalítico, en la edición de la revista Viva del 29 de enero de 2012 se publicó una nota en la que se intenta legitimar a psicoanálisis. No conforme con aquello, el artículo le añade más charlatanería a la charlatanería,  destacando a profesionales que fusionan la práctica del psicoanális con "terapias no tradicionales" tales como la aromaterapia, las piedras, respiración holotrópica, constelaciones familiares, experimentación con plantas sagradas (alucinógenas), astrología, etc. 

Como respuesta a esa publicación, un grupo de profesionales en psicología, junto a divulgadores de la ciencia y  pensamiento crítico redactaron el texto que transcribo debajo. Además, solicitan su difusión.



Peor el remedio que la enfermedad


El 29 de enero de 2012 la revista Viva (Clarín) publicó un artículo escrito por Alba Piotto (apiotto@clarin.com) titulado “¿Jaque al diván?” que fue nota de tapa con el nombre “¿Hay que jubilar a Freud?”. En él se presentan una serie de anécdotas de terapeutas que utilizan “recursos menos ortodoxos” que el psicoanálisis tradicional para tratar a sus pacientes. Más o menos ortodoxo, el psicoanálisis no ha demostrado eficacia en el tratamiento de los trastornos psiquiátricos o psicológicos porque no se ha interesado en someter a prueba sus intervenciones mediante estudios científicos controlados como se realizan en todas las ciencias aplicadas. Ello se advierte en la ausencia de este modelo en los listados actuales de intervenciones psicológicas eficaces. Que prevalezca en Argentina frente a otras orientaciones constituye un fenómeno local que está modificándose (quienes sufren buscan otras opciones, no alternativas de lo mismo).

Es preocupante que una nota que en principio podría haber sido una descripción de las distintas terapias psicológicas y de su grado de eficacia, haya devenido en la promoción de una mezcla de “terapias” sin basamento científico y presente al psicoanálisis con agregados como alternativas de intervenciones psicológicas. En este abanico de pseudociencias se menciona “mixturas” extremas como complementar psicoanálisis con tarot y astrología. Para agregar más leña al fuego, Piotto decidió entrevistar a defensores de la “respiración holotrópica” y afines, todas ellas basadas en el “pensamiento mágico”. La única referencia a la evidencia que realiza la nota es un comentario al margen con la alarmante certeza de que “ya nadie discute el efecto de la meditación en el tratamiento del cáncer, el SIDA y los trastornos de ansiedad”, afirmación sencillamente falsa.

Hace décadas que los científicos están abocados en la búsqueda de métodos terapéuticos efectivos, apoyada en los resultados de ensayos clínicos y que se nutre de disciplinas relacionadas como la fisiología, la biología y las neurociencias en general. De estas investigaciones surgieron las listas de Terapias con Apoyo Empírico (TAEs), donde se incluyen intervenciones con distinto grado de eficacia para diferentes trastornos. Casi todos ellos tienen un enfoque Cognitivo-Conductual. También existen estudios donde se muestra la necesidad del uso de psicofármacos en muchas patologías. Ni las TAEs ni los estudios actuales en neurociencias han resuelto completamente el problema de la enfermedad mental. El camino es sinuoso y elusivo, pero al menos existen alternativas más válidas que los “mitos urbanos” mencionados en la nota. Por lo cual como ciudadanos y científicos creemos que es una irresponsabilidad social publicar este tipo de notas que para un lector informado le resulta humorística, irrisoria, casi grotesca, pero que puede perjudicar a la población en general, si es que se la toma en serio.


Lic. Laura Galasso (Psicóloga, Directora ECCOT/ Equipo Cognitivo-Conductual)
Elio Campitelli (Círculo Escéptico Argentino)
Dra. Alba E. Mustaca. Jefa del Lab. de Psicología Experimental y Aplicada (IIM-CONICET-UBA)
Ricardo Pautassi (Presidente Asociación Argentina de Ciencias del Comporamiento)
Alejandro J. Borgo (Director CFI/Argentina)
Lic. Ezequiel Benito (Asociación para el Avance de la Ciencia Psicológica)
Dr. Daniel Politis (Cátedra Neuropsicología, UBA, investigador CONICET).
Lic. Germán Pablo Otero (Psicólogo, Neuropsicólogo, investigador CONICET)
Dra Julia Ramirez (Psicóloga, Médica psiquiátrica)







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada