martes, 17 de enero de 2012

Cuentos del tío (made in Argentina) - parte 6

“Hay más gente que vive del cáncer que pacientes que mueran de él”
Dr. Enrique Schvartzman

En 1986  los doctores Carlos Coni Molina y Juan Carlos Vidal junto un grupo de investigación que lideraban, anunciaron el descubrimiento de una nueva droga revolucionaria para el tratamiento del cáncer llamada crotoxina, que extraían del veneno de la víbora de cascabel (Crotalus) del norte argentino.


La crotoxina se extrae a partir del
veneno de la serpiente de cascabel
.
Así fue, que en los diarios de aquella época se detallaban las bondades del tratamiento con crotoxina. Las crónicas reflejaban los comentarios de enfermos tratados con crotoxina que se recuperaban sin necesidad de quimioterapia o de los agresivos tratamientos convencionales. 

Se suscitó una gran polémica por la falta de pruebas sobre su efectividad y el Ministerio de Salud, presionado por la comunidad médica, decidió formar una comisión de oncólogos para investigar la efectividad de este tratamiento en la curación de pacientes con cáncer.


El Dr. Abel Canónico integró la comisión de
oncólogos formada por el Ministerio de Salud
para estudiar los efectos de la crotoxina. Sus
conclusiones fueron tajantes:  "La crotoxina
sólo sirve para que los enfermos se mueran
contentos".
La comisión encontró que los datos proporcionados por Molina y Vidal “estaban falsificados y que no había ninguna razón que justifique tratar a pacientes con crotoxina”. Hallaron casos de pacientes que habían mejorado con tratamientos convencionales y que luego se les suministró la crotoxina, otros casos en los cuales los sujetos tratados directamente no tenían cáncer y un sinnúmero de datos fraguados. Concluyó que nada justificaba en ningún caso que el medicamento crotoxina fuera efectivo para el cáncer. El ministro de salud, Conrado Storani, prohibió el uso de la droga en octubre de 1986.

Como siempre sucede en estos casos, Molina y Vidal mostraron su lado conspirativo al afirmar que la prohibición respondía a un boicot de los laboratorios norteamericanos, ya que su descubrimiento implicaba una competencia que iría en contra de sus intereses económicos.

La prohibición, sumada a la esperanza de los familiares de enfermos en la "cura milagrosa", dieron origen al mercado negro de crotoxina, llegando a pagar, en algunos casos, grandes sumas de dinero por unos pocos mililitros de la sustancia. En otras ocasiones, la desesperación sumada a la falta de escrúpulos, ha llevado el comercio ilegal al extremo de vender frascos adulterados con agua destilada y colorante.


Durante el gobierno de Menem,  el secretario de Ciencia y Tecnología, Raúl Matera, reflota el tema y en setiembre de 1995, su sucesor, Domingo Liotta, reveló la realización de una nuevas experimentación bajo todos los controles del protocolo científico sobre la probable eficacia de la crotoxina. Eligieron los hospitales Gral. San Martín, de Paraná y el Hospital de Vicente López. Se prestaron, voluntariamente, 25 pacientes terminales entre los 18 y 60 años. Todos fueron empeorando su salud y fallecieron.

El instituto Fundación Crotoxina Esperanza de Vida siguió funcionando hasta la la muerte del Dr. Vidal en el año 2002. De todos modos, aún cuentan con habilitación del ANMAT para funcionar (Disp. 2461 aprobada por la ANMAT - Ministerio de Salud), aunque detuvieron las investigaciones por falta de presupuesto.



A pesar de haberse demostrado su ineficacia, aún hoy se sigue comercializando la crotoxina en forma ilegal. En algunos países aún se vende la corotoxina como un suplemento vitamínico de  venta libre.




Fuentes:
Revista EXACTAmente Nº03, agosto de 1995 Crotoxina ¿Quién le pone el cascabel al gato? - FCEyN de la UBA.
El Caso Crotoxina. Una historia social de la ciencia biomédica argentina - Ariel Barrios Medina, Juan M. Dellacha - Ed. Académica Española.
La Terminal: Crotoxina, un engaño que perdura.
La Nación: Crotoxina una esperanza en marcha
Allanaron un consultorio por recetas de crotoxina


1 comentario:

  1. pude alguien redactar una mentira tangrande!!!, y peor aun gente q se crea estas mentiras, la crotoxina salvo vidas, pero mataba el capitalismo!!

    ResponderEliminar