martes, 3 de enero de 2012

Cuentos del tío made in Argentina - parte 3

En el año 2004, esta noticia publicada con algo de escepticismo en el portal del Conicet, tomó por sorpresa a todos:

Un universitario dice que superó a Einstein 
Un estudiante de la UBA asegura que hoy revolucionará a la comunidad científica internacional con sus dibujos en cuatro dimensiones. Dudas.   Jueves 19 de febrero de 2004 .
Se mire por donde se mire, la historia suena -cuando menos- extravagante. Un estudiante argentino con nombre anglosajón asegura que en la más absoluta soledad elaboró un método que volverá realidad el sueño al que renunciaron nada menos que los genios Albert Einstein y Stephen Hawking: graficar la cuarta dimensión. 
Jonthan Goldney durante su disertación. Foto Agencia DyN.
Jonathan Clifton Goldney tiene 25 años y una cita para hoy a las 19. Si todo sale como lo pensó, a esa hora expondrá en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Paseo Colón 650, aula 319, los detalles de sus Supergráficos Hiperdimensionales, un trabajo que permite visualizar un cuerpo cuadrimensional dibujado en una hoja de papel. 
Sin embargo, existen pocas posibilidades de que eso suceda. Consultados por la U , desde el decanato de esa casa de estudios, negaron que el joven cuente autorización para desarrollar esa presentación y se mostraron –además de escépticos- bastante irritados con el movimiento que el anuncio generó. 
Pero al estudiante, esos cuestionamientos lo tienen sin problemas. Aseguró a la U que fue autorizado por el director del departamento de Mecánica pero eso no podrá confirmarse ya que el docente viajó a Europa. Y no es lo único que no puede comprobarse. 
Goldney además, tiene un plan B: en caso de que no lo autoricen a develar su descubrimiento en la facultad, convocará a especialistas y periodistas en su propia casa. Y ¿quiénes son los especialistas que lo acompañarán? Un puñado de expertos en Matemáticas, Física, Gráficos y Arquitectura. Claro que cuando se le piden precisiones sobre estas personalidades, tampoco hay suerte: los nombres se conocerán en el momento de la presentación. 
Mientras tanto y a pesar del hermetismo que rodea toda su elaboración, el muchacho sí dio precisiones ante la prensa. Esas que no compartió con nadie más: no tiene tutores, ni un solo docente de la carrera conoce su trabajo, asegura que elaboró la idea completamente solo ya que el método no requiere nada más que de una buena idea. La que él tuvo. 
"Hasta los más grandes genios de la física consideraron desde hace más de un siglo que es imposible imaginar como serían cuerpos de más de tres dimensiones, pero nadie demostró tal imposibilidad", aseguró el estudiante a la agencia de noticias DYN, en la que tiene conocidos. Y definió su trabajo como "un procedimiento lógico que le servirá a los hombres de ciencia para visualizar sus teorías"
El joven estudiante ejemplificó que su descubrimiento representará para los físicos y matemáticos "algo así como el Nirvana para los Budas, lo que siempre quisieron tener"
La respuesta que dice haber encontrado Goldney al desafío de representar la cuadrimensión partió de que "nadie pudo hacer una demostración de que es imposible imaginar un cuerpo de más de tres dimensiones". Y aporta una explicación histórica: "Durante toda la historia de la humanidad, se dijo que no se podía dibujar la cuarta dimensión y a nadie le pareció extraño que se hiciera tal afirmación sin justificarla. Hasta la han aceptado Einstein, Hawking y una larga lista de genios de la historia. Sin embargo, del análisis matemático hemos aprendido a probar o demostrar todo aquello que se afirma, excepto los principios. Y en este caso, nadie ha hecho una demostración de tal imposibilidad". Al tiempo que se queja porque “en la Argentina todos dudan y son escépticos” y que responde los cuestionamientos sobre su corta edad comparándose con Einstein, asegura que los docentes invitados a la presentación (esos que no puede decir quienes son) se mostraron muy interesados aunque –claro- suspicaces. Pero no se amilana: “Tengo preparadas muchas respuestas para todos los que intenten refutar el método”.
 http://www.conicet.gov.ar/NOTICIAS/ACTUALIDAD/2004/Febrero/nota49.php

En resumidas cuentas, lo que afirmaba el estudiante era poder representar en forma gráfica R (es decir hacer gráficos 4-dimensionales)  en un papel o una pizarra (que tiene sólo dos dimensiones si despreciamos su espesor). En febrero de 2004   ofreció una charla sobre sus hallazgos en Supergráficos Hiperdimensionales y las sospechas previas se confirmaron. Habían concurrido a presenciar la conferencia profesores, ingenieros, arquitectos y público en general, que a mitad de la disertación se levantaron bastante molestos con los sinsentidos que exponía Goldney. La charla fue un fiasco. Él, sin embargo, dijo que abandonaban el auditorio porque no llegaban a comprender sus ideas.

Lo que en realidad hacía Goldney era simplemente un dibujo en perspectiva (tridimensional sobre el plano), tal como los representamos normalmente en los libros, y después agregaba la cuarta dimensión dibujando otras líneas en una dirección perpendicular a las anteriores. Esta idea de representar objetos 4D en el plano o en el espacio no era ninguna novedad, de hecho se pueden hacer representaciones todavía más abstractas y complicadas de dimensiones superiores en el plano.

Construcción de 1 a 5 dimensiones en el plano. Imagen Wikipedia.
Nunca quedó claro de qué manera esto podría revolucionar la ciencia, más allá de los conocimientos actuales, o convertirse en el "nirvana de los budas, lo que siempre quisieron tener". Tampoco pudo cumplir su pretenciosa afirmación de  superar al mismísimo Albert Einstein. Al otro día de su disertación, el 20 de febrero de 2004, científicos y profesores de la institución desestimaron el supuesto descubrimiento del estudiante sobre la cuarta dimensión, aunque elogiaron su inquietud.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada